martes, julio 17, 2007

CON LOS PIES COLGANDO

La Alhambra tiñe mis ojos, unas manos escondidas tras las columnas del Patio de los Arrayanes me hablan de recuerdos infinitos...

Hay un niño de ojos verdes y pelo azabache que me arrastra de la mano, de poyete en poyete, señalándome cada cicatriz, cada marca en la piedra, que suspira al ver el sol reflejado en los adoquines del Generalife.

Sentada junto al mar, suena una gaita al compás de las olas y el niño duerme... ya se paró el tiempo cerca del paseo.

Las mariposas están a punto de nacer, solo serán tres días, tres días para concentrar una vida... vuelan entre las sombras y ya sé lo poco que peso en la luna.

Retratos mezclados con nostalgia, de una casa perdida en la Vega, donde siempre hay un plato en la mesa y niños llamando a la puerta equivocada.
Cojeo en sus fuertes piernas, mientras gritan pidiendo perdices en el río, mientras buscan las naranjas para mi helado...
Trocito de cielo ya sabe volar por los campos de Granada y las cuestas ya no pesan.

Mi niño salta en los charcos sin miedo hasta la madrugada, porque el barro no mancha, porque si lo hace, una mariposa aleteará sus alas a cientos de kilómetros y una ola se llevará los restos.

El viento de Sierra Nevada arrastra la voz de Serrat y atrapa la mía en un temblor de manos. El aire sabe a lluvia de mar pero no quiero llorar...

Cafés salados para unos ojos inocentes, que vibran entre mis manos, unas manos sin final, en las que caben todas las risas, las lágrimas, las decepciones, las alegrías... de un niño que vive en Granada...
Con los pies colgando...

10 comentarios:

mar dijo...

Has conseguido transportarme de nuevo a la ciudad que me embrujó hace muucho tiempo GRANADA,me encanta esta ciudad y en breve espero volver a disfrutar de sus calles y su embrujo...Una pena lo de la Alhambra....
Un besito.Mar

vanmar dijo...

Gracias Mar, ojalá puedas disfrutarla como yo lo he hecho...

No solo me ha embrujado la ciudad sino esos ojos verdes que me la han mostrado, un cuento antes de dormir...

Sesé dijo...

Recuerdos, emociones, cuentos, magia... Me gustaría ver a ese niño sentado en su poyete, cerca del rio, esperando que lo recoja un coche color del cielo. Decirle que la vida es larga, las mariposas siempre llegan y preguntando se sufre menos. Que la vida va a ser generosa con él, muy generosa.
Y sentarme a su lado con los pies colgando...

Cierro comillas dijo...

Gracias por el paseo!!!
Se viajar en los relatos ajenos, pero el tuyo (este tan tuyo) me llevo mas alla de granada.
Voy montada a una mariposa con los pies colgando, buscando los ojos verdes en donde aterrizar.
Besos.

vanmar dijo...

Sesé, si te sentaras a su lado y cogieras su mano él también te diría muchas cosas, algunas tanto o más sabias que esas. Es un niño tan dulce...

vanmar dijo...

Gracias a ti, Cierro comillas, por disfrutarlo, ojalá las palabras me dejaran transmitir todo lo que me ha hecho sentir este viaje... hago lo que puedo...
Un beso.

allen dijo...

En Granada se esconde más de mil bellezas... Más de 500 sensaciones y eternos besos... Hoy, he recordado uno de los fines de semana más triste de mi vida... Lo destripé allí... Fue el inicio del camino del final de mi relación... No obstante, por otras casualidades de la vida también he vivido momentos agradables... Y espero seguir disfrutando de su belleza, pues en noviembre regresaré...

Hola... me encantó encontrar tu rincón... Volveré...

Gambutrol dijo...

Mira... me ha gustado el relato, te lo juro, me ha gustado muchísimo... peor no lo entiendo... ¿es tu hijo?¿tu hermano?¿de quién hablas?...

Un saludo

vanmar dijo...

Allen, espero que llegue un día en que solo recuerdes esos momentos que te hacen llenar Granada de más de 500 sensaciones y besos eternos.

Que este tu noviembre sea tan mágico como ha sido mi julio...

vanmar dijo...

Gambutrol, mi niño de ojos verdes es alguién que no sabía que buscaba y he encontrado, es ese ángel que cuando tropiezas con él solo puedes decirle ¿dónde has estado todo este tiempo?...