viernes, julio 06, 2007

¿PORQUÉ BAJO LA MIRADA?

¿Porqué bajo la mirada y tiemblan mis manos?
¿Porqué siento tus ojos vagar en mi mente?
¿Estoy mintiendo? ¿Porqué bajo la mirada?

No sé mentir a los ojos, pero ni siquiera sé si lo estoy intentado... Ni siquiera estoy diciendo lo contrario de lo que pienso, ni siquiera sé si estoy pensando en lo que hablamos ¿porqué bajo la mirada?

Mis palabras se dividen en dos caminos, el que se articula en sonidos y el que vaga por mis piernas. Las pequeñas que toman el camino del aire juegan disimulando la tormenta, tarareando una canción de patio. Las encerradas son fantasmas o ni siquiera estuvieron vivas... ¿estoy mintiendo?

O solo es la sensación de que no debería callar. O solo es la sensación de que has encontrado a las niñas muertas, que no se mentir y se reflejan en mis pupilas mariposas blancas ¿porqué bajo la mirada?

14 comentarios:

mar dijo...

Yo soy de las personas que miran a los ojos cuando habla, aunque al final...termine bajando la mirada.¿Timidez? no lo sé...
Como siempre me encantan tus palabras..
Un besito.Mar

Raphaël de Valentin dijo...

Dudamos del efecto de nuestra mirada, es cierto. Yo al menos.

No intento mentir con los ojos, aunque lo que reflejen pueda llegar a descubrirme en muchos casos... Puede que a veces muestren también mariposas blancas.

Por eso suelo bajar la mirada y dirigirla hacia la boca de mi interlocutor; he descubierto el poco conocido lenguaje mudo de los labios...

Un beso, Vanmar.

vanmar dijo...

A veces es solo cuestión de confianza y a veces no importa que la conozcas de toda la vida.

Mar, la timidez también suele jugar al escondite con las palabras, ¿miedo?

Raphaël, es buen truco mirar a los labios, pero también apreciable, ¿de verdad enseñamos más si mantenemos la mirada?

Sesé dijo...

A veces no queremos decir toda la verdad. A veces tememos enseñar nuestra alma. A veces nos da miedo desnudar nuestro corazón. A veces bajamos la mirada...

Raphaël de Valentin dijo...

Ummm, ciertamente, me hace pensar tu pregunta final. Es posible que nos hagamos más vulnerables precisamente al bajarla...

No tengo claro cuándo enseñamos más, ni si podemos evitarlo de todas formas.

Gambutrol dijo...

Bueno, bueno, buenooo... cuanto jugo hay aquí para explicaaar. No me las voy a dar de sabiondo pero algo de esto he estudiado y no hace falta bajar la mirada para saber que te están mintiendo... hay otros factores que delatan una mentira. La mirada, efectivamente es una de ellas, pero hay que fijarse también en la congruencia de sus palabras... ¿Se equivoca en dar los datos? ¿balbucea? ¿vocaliza con una entonación que no corresponde a su expresión facial? ¿es incongruente? ¿actúa de manera extraña y se le nota nervioso?. También puede darse el caso de que se enfade rápido si se le pregunta algo en concreto y con persistencia al posible mentiroso.

Estando sentado es otro cantar. A parte de las de antes también hay que fijarse en su postura. El que esconde las manos al hablar.... malo malo malo. El que se tapa la boca mientras habla... malo malo malo. Hay un montón de posiciones y trucos que son interesantes de saber para saber si alguien miente, hasta incluso, se pude aprender a tener la facultad para controlar los de uno mismo y que expresamos inconscientemente.
Ejemplo: Si estamos sentados y tenemos "miedo" a lo que nos van a decir, lo normal es que nos crucemos de brazos, nos, encojamos, nos moradmos el pulgar, bajemos la mirada y agachuemos la cabeza... para evitar esto lo que tenemos que hacer es mantener la mirada firme, los pies firmes en el suelo, el cuerpo ligeramente inclinado hacia adelante los brazos paralelos sobre las piernas y las rodillas en dirección a la persona en la que nos habla, haciendo esto daremos imágen de seguridad y de "dispara que ya verás como te contesto..." XDDD... va muy bien, en serio. Aahh y cuidado con la sonrisa, por que se nota un huevo cuando es forzada.

Un abrazo

el chico de la chaqueta azul dijo...

Qué bonita canción para un temblar de piernas, para unos ojos que se bajan, para las mariposas en el estómago, para las palabras balbucientes, para las manchas del delantal de tu abuela...un beso suave

vanmar dijo...

Sesé, supongo que nosotros mismos es único lugar dónde podemos escondernos ante ciertas miradas.

Raphaël creo que yo no puedo evitarlo... es superior a mis fuerzas y cuando lo intento se me sube toda la sangre a las mejillas y me ahogo entrecortadamente.

vanmar dijo...

Gambutrol, ay, el lenguaje corporal... tan complejo y tan bello al mismo tiempo. Yo suelo enamorarme de como se mueve la gente, de la estela que dejan, de sus manos, de esas miradas caídas...

vanmar dijo...

Chico de la chaqueta azul, las manchas del delantal de mi abuela... cuentan mi historia, la suya, mi vida...

El amor son las manchas del delantal de mi abuela y también ante ella a veces bajo la mirada cuando sus ojos tintinean y también ella baja la mirada cuando veo esos obuses y zarzuelas de San Isidro.

Sesé dijo...

Me gustaria decir que encontré el valor para mantener ciertas miradas, pero no sería verdad. Aún no. Prometo intentarlo.

vanmar dijo...

A veces una mirada aunque no sea a los ojos vale más que mil palabras...

xwoman dijo...

Ahhhh es terrible cuando bajas la mirada ante ti misma!
:(

vanmar dijo...

xwoman diste con la frase perfecta...