martes, junio 19, 2007

DE GUIÓN

Hay momentos en la vida en que uno es el protagonista de una película, a veces siguiendo un guión ya aclamado y otras creando uno desde la nada...
Acabo de terminar el tercer acto y me he quedado un poco más vacía porque hay mucho de mí que ha volado al sur.

Ese viento se ha llevado muchos miedos y me ha dejado horas y horas de paz, de silencios...
de negras praderas de San Isidro, de cafés fríos, de pequeños bancos, de óperas...
de vidas, de abrazos eternos, de lágrimas y risas...


Ya no lloro de tristeza, lloro de emoción, porque hay cosas que el cuerpo no puede o no quiere retener dentro, porque hay invisibles que desbordan los sentidos, porque hay diálogos que son increibles hasta en un guión de película.


La frase del día: Al core, al guardo estatico la terra un ciel sembrò...
Suena: Un Bel Di en los labios de María Callas.
Comiendo: Chocolate.
Bebiendo: Café.
Veo: A Mafalda escupiendo sopa.
Leo: Mensajes en el móvil.
Fuera: Llueve.
Siento: Paz.
Suerte: Existe...

4 comentarios:

mar dijo...

Creo que cada uno hacemos una pequeña película de nuestra vida en la cual queremos ponerle un final feliz...
Una de mis frases preferidas es..¿Por qué todo el mundo quiere vivir un amor de película si sólo duran 2 horas???
Un besito.Mar

vanmar dijo...

Que razón tienes mar, en las películas solo duran dos horas, pero según van pasando los años me voy dando cuenta de que en la vida real la suerte existe y a veces duran mucho más, sin finales...
Creo que los que buscan amores de película, efectivamente quieren que duren dos horas...

Caminante (El chico que camina) dijo...

Sé que esta película tiene un buen final...

vanmar dijo...

Gracias, yo también lo creo...